Disglosia

La disglosia o dislalia orgánica es una alteración en la articulación de los sonidos producida por un defecto anatómico y/o fisiológico de los órganos periféricos articulatorios, y de origen no neurológico.

Las causas de la disglosia pueden ser múltiples, siendo las más generalizadas las malformaciones congénitas, los trastornos del crecimiento, las parálisis periféricas o los traumatismos, afectando en distinto grado al órgano articulatorio y a su musculatura en cuanto a la forma, movilidad, fuerza y consistencia.

¿Qué tipos de disglosia existen?

Los tipos de disglosias clasificados en función de las características anatomo-fisiológicas de los órganos del habla son:

Disglosia labial.

Alteración orgánica de los labios, como malformaciones o anomalías labiales (labio fisurado, frenillo labial, tono labial, etc.), que produce dificultades en la articulación de los fonemas /p/, /b/, /m/ o /u/.

Disglosia lingual.

Alteración orgánica de la lengua, como pueden ser malformaciones o anomalías linguales (tamaño lingual, frenillo lingual, tono lingual, etc.), que puede motivar dificultades en la articulación de los fonemas /r/, /l/, /d/, /z/, /n/, etc.

Disglosia palatina.

Alteración orgánica del paladar óseo y del blando (o velo del paladar) que puede motivar dificultades en la fonación y en la articulación de los fonemas /k/, /g/, /x/, /l/, /m/, /n/, etc. En este caso, nos podemos encontrar con malformaciones o anomalías palatinas tales como paladar ojival, fisura palatina, tamaño del paladar, etc.

Disglosia mandibular.

Alteración orgánica de la mandíbula o maxilar inferior, como pueden ser malformaciones o anomalías mandibulares (oclusión dentaria, abertura bucal, salivación, etc.), que origina dificultades en la fonación y en la articulación de los sonidos bilabiales (/p/, /b/, /m/, /f/) y dentales (/t/, /d/, /z/), principalmente.

Disglosia dental.

Alteración de la forma, presencia o posición de las piezas dentales que puede motivar dificultades en la articulación de los fonemas /t/, /d/, /z/. Nos podemos encontrar con malformaciones o anomalías dentales tales como: falta de pieza dentaria, separación de las piezas dentales, malformación de las piezas dentales, etc.

Disglosia nasal.

Alteración orgánica de las fosas nasales que provoca dificultades en la fonación y en la articulación de los fonemas /m/, /n/, /ñ/. Nos podemos encontrar con malformaciones o anomalías en la fosa nasal, tales como la presencia de mucosidad debido a constipados continuos o a la falta de higiene, y la malformación del tabique nasal por causa congénita o traumática, que pueden provocar una obstrucción nasal que altere indirectamente la función respiratoria y fonatoria.

Tratamiento logopédico.

La intervención logopédica en la disglosia requiere previamente una intervención clínica, generalmente quirúrgica, para recomponer o corregir el órgano afectado. De esta manera, se proporciona a la persona una base anatómica adecuada para que pueda articular correctamente. Posteriormente, comenzamos a actuar sobre la zona afectada y corregida para darle fuerza, movilidad y control. A través de los distintos ejercicios que se llevan a cabo, el paciente gana una mayor funcionalidad en el órgano o los órganos tratados, pasando entonces a la propia enseñanza de la articulación de los sonidos.