Trastorno Específico del Lenguaje (TEL)

El Trastorno Específico del Lenguaje (TEL) es un trastorno grave y duradero que afecta a la adquisición del lenguaje desde sus inicios, se prolonga durante la infancia y la adolescencia, pudiendo dejar en algunos casos secuelas significativas en la edad adulta.

El término de TEL ha ido sustituyendo progresivamente al término más antiguo de “disfasia” que apenas es utilizado en estos momentos por los especialistas internacionales.

El trastorno puede afectar a uno, varios o todos los componentes del sistema lingüístico (fonología, morfosintaxis, semántica y/o pragmática), reconociéndose por tanto el carácter heterogéneo de los perfiles lingüísticos de los niños con TEL y la posible existencia de distintos subgrupos o categorías clínicas. Dada esta heterogeneidad y la escasez de investigaciones controladas, se fomenta el análisis y descripción de los perfiles lingüísticos individuales como elementos de referencia para identificar las distintas formas de TEL. La ASHA, especifica que además suelen presentar problemas de procesamiento del lenguaje o de abstracción de la información significativa para almacenamiento y recuperación por la memoria.

Cuando decimos que un persona presenta un diagnóstico de TEL hacemos referencia a que presenta alteraciones en el desarrollo de la comprensión y/o expresión del lenguaje (más de 1 año de retraso en edades preescolares) que no pueden explicarse por problemas intelectuales, sensoriomotores o estructurales del aparato del habla, deterioros sensoriales, auditivos, ambientales, lesiones o disfunciones neurológicas evidentes o cualquiera de los tipos de trastorno generalizado del desarrollo. (Se excluyen por supuesto los trastornos adquiridos o afasias)

Las dificultades en el lenguaje y la comunicación provocan altos índices de fracaso escolar y muchos problemas de integración social.

El TEL, es un trastorno hererogeneo y se manifiesta de diferentes formas. No hay dos personas con TEL iguales. A pesar de esto, generalmente solemos encontrar varias características comunes:

– Retraso en la adquisición del lenguaje. A veces se presentan las primeras palabras que después se pierden y a veces se pierden todos los sonidos.

– Lenta adquisición del lenguaje. Según tipos, cuando aparece se da con dificultades de inteligibilidad, inmadurez en las formas sintáctica, errores morfológicos importantes que se mantienen con el tiempo.

– Si la comprensión se ve afectada el cuadro conductual es más complejo

– Escaso léxico y presencia de conductas para compensarlo

Con frecuencia, evolucionan a saltos. Hay veces que la afectación no parece muy severa, pero no hay que descuidarse, porque se puede dar un caso de riesgo posterior.

Progresión dependiente de gravedad, en general, perseveran a medio largo plazo problemas en habilidades narrativas: coherencia y cohesión del discurso, dificultades conversacionales y en algunos casos problemas de tipo social.

DIFICULTADES EN EL DISCURSO CONVERSACIONAL:

Problemas sobre todo para mantener una conversación incluso iniciada por ellos.

Dificultades en el control de las interrupciones.

Relación directa con las competencias de comprensión.

DIFICULTADES EN EL DISCURSO CONVERSACIONAL:

Problemas sobre todo para mantener una conversación incluso iniciada por ellos.

Dificultades en el control de las interrupciones.

Relación directa con las competencias de comprensión.

DIFICULTADES EN LA COMPRENSIÓN DEL DISCURSO NARRATIVO Y CONVERSACIONAL:

Dificultades para mantener activas en la memoria las representaciones de las proposiciones del discurso, obviando información relevante.

Dificultad para suprimir adecuadamente la información irrelevante.

Diferencias individuales. El Trastorno semántico pragmático tiene especial afectación en este nivel.

DIFICULTADES EN LA INTERACCIÓN SOCIAL CON IGUALES:

Tienen tendencia a buscar a adultos.

Son compañeros menos buscados por los niños con desarrollo típico.

Problemas sociales dependientes del contexto (más en el colegio que en el contexto familiar.

Es muy importante que desde el ámbito escolar se trabaje con ellos en los recreos del colegio para ayudarles en la interacción con los demás niños. Actualmente, muchos centros educativos tienen unos “programas de patio” enfocados en trabajar las habilidades sociales en niños con dificultades