✅ ⭐ 👩‍⚕️ Logopeda Discalculia Madrid

Logopedia Discalculia Madrid
En Logomed Clínica de Logopedia Madrid tratamos la Discalculia

¿Que es la Discalculia?

En Logomed Clínica de Logopedia Madrid te explicamos:

La afasia es el trastorno del lenguaje que se produce como consecuencia de una patología cerebral.

Se trata de la pérdida de capacidad de producir o comprender el lenguaje, debido a lesiones en áreas cerebrales especializadas en estas funciones. Es entonces una pérdida adquirida en el lenguaje oral. El término afasia, que fue creado en 1864 por el médico francés Armand Trousseau (1801-1867), procede del vocablo griego ἀφασία, ‘imposibilidad de hablar’. La disfasia por otro lado es un trastorno específico en la adquisición del lenguaje.

La afasia se trata de un trastorno neurológico que se produce como consecuencia de una lesión en las áreas cerebrales que soportan el lenguaje (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2015). La afasia es una alteración neuropsicológica que produce diferentes déficits en el área lingüística: producción, comprensión, lectura y escritura (National Aphasia Association, 2015).

 

¿Cuáles son las causas de la Discalculia?

La afasia puede ser causada por un accidente cerebrovascular, un traumatismo craneoencefálico, una infección cerebral, una neoplasia o un proceso degenerativo.

  • Accidente cerebrovascular: es la causa más frecuente de afasia, sobre todo el producido por isquemia trombótica o embolígena.
  • Traumatismo craneoencefálico: provocado generalmente por un accidente.
  • Infecciones localizadas o difusas del cerebro, como absceso cerebral o encefalitis.
  • Tumores del Sistema Nervioso Central.
  • Enfermedades degenerativas, como la enfermedad de Alzheimer o la Enfermedad de Parkinson.

 

¿Qué clases de Discalculia existen?

Existen dos formas básicas de afasia: la afasia de Broca y la afasia de Wernicke.

Afasia de Broca

La afasia de broca o afasia no fluente, se produce como consecuencia de un daño o lesión en áreas de lóbulo frontal izquierdo (National Insitute of Deafness and Other Communication Disorders, 2010).

Se trata de un tipo de afasia que afecta fundamentalmente a la producción del lenguaje. Los afectados suelen emplear frases muy cortas con sentido, pero que se producen con un gran esfuerzo.

Normalmente, comprenden el lenguaje sin ningún tipo de dificultad pero pueden ocasionarle un gran malestar las dificultades de comunicación.

A nivel clínico, la afasia de broca se caracteriza por un lenguaje expresivo no fluido, con articulación pobre, formado por expresiones y fases cortas, agramaticales y que se produce con gran esfuerzo.

 

 

¿En qué consiste el tratamiento de la Afasia?

En algunos casos un individuo se recuperará completamente de la afasia sin tratamiento. Este tipo de recuperación espontánea ocurre generalmente después de sufrir un ataque transitorio isquémico (AIT), una clase de accidente cerebrovascular en el que el flujo sanguíneo que va al cerebro es momentáneamente interrumpido, pero restaurado rápidamente. En estas circunstancias, la capacidad del lenguaje puede regresar en unas pocas horas o unos pocos días. Sin embargo, en la mayoría de los casos de afasia, la recuperación de la capacidad del lenguaje no es tan rápida, ni mucho menos tan completa.

Mientras muchos individuos con afasia también experimentan un período de recuperación espontánea parcial (en el cual algunas de las capacidades del lenguaje retornan durante unos pocos días o un mes después de la lesión cerebral), siempre quedarán secuelas del desorden. En estos casos, la terapia de habla y lenguaje es útil. La recuperación sigue generalmente durante un período de dos años.

La mayoría de las personas creen que el tratamiento más eficaz empieza a principios del proceso de recuperación. Algunos de los factores que influyen en la mejora incluyen la causa del daño cerebral, el área del cerebro que estaba dañada, el grado de lesión cerebral y la edad y salud del individuo. Factores adicionales incluyen motivación, el entorno, el nivel educacional o la capacidad del sujeto para darse cuenta de sus propios déficits.

La terapia para superar la afasia se concentra en mejorar la capacidad de un individuo de comunicarse usando el resto de las capacidades de comunicación que tiene el paciente, restaurar y/o compensar las funciones dañadas, siendo en algunos casos imprescindible aprender otros métodos para comunicarse​.

El tratamiento puede ofrecerse en forma individual o en grupo. La terapia individual se enfoca en las necesidades específicas de la persona. La terapia grupal se debe utilizar como complemento de la individual y nunca como un sustitutivo. Esta se centra en ofrecer oportunidades comunicativas dentro de un entorno cómodo y adecuado para el paciente.

Las comunidades de accidentes cerebrovasculares, grupos regionales de apoyo, son formadas por individuos que han tenido un accidente cerebrovascular, y están disponibles en la mayoría de las principales ciudades. Estos grupos o comunidades también ofrecen la oportunidad de probar nuevas aptitudes de comunicación. Además, pueden ayudar al individuo y a su familia a ajustarse a los cambios que involucra sufrir un accidente cerebrovascular y tener afasia. La participación familiar es un componente crucial en el tratamiento de la afasia, para que así los miembros de la familia puedan aprender la mejor manera de comunicarse con la persona querida.

Así, en el actual tratamiento de la afasia (en su fase postaguda), son indispensables tanto la actuación de un neuropsicólogo (para el tratamiento de las memoria, atención, funciones ejecutivas, etc.), como la de un logopeda (para el tratamiento de la voz, habla, lenguaje y deglución). Y, además, colaboran el terapeuta ocupacional, el fisioterapeuta, musicoterapeuta y el psicólogo clínico.

La familia puede hacer las siguientes cosas para colaborar con el tratamiento del paciente:

  • Simplificar el lenguaje a través del uso de oraciones cortas y sin complicaciones.
  • Repetir el contenido de las palabras o señalar palabras claves para aclarar el significado de la oración, según sea necesario.
  • Mantener un tipo de conversación natural y apropiada para un adulto.
  • Minimizar al máximo las distracciones, como por ejemplo el ruido de una radio, siempre que sea posible.
  • Incluir a la persona con afasia en las conversaciones.
  • Preguntar y valorar la opinión de la persona con afasia, especialmente respecto a los asuntos familiares.
  • Estimular cualquier tipo de comunicación, ya sea hablada, gestual, señalando o dibujando.
  • Evitar corregir el habla del individuo.
  • Permitirle a la persona con afasia todo el tiempo que necesite para conversar.
  • Ayudar al individuo a participar en actividades fuera del hogar. Busque grupos de apoyo como las comunidades de personas que han sufrido un accidente cerebrovascular.
  • Prestar más atención a todos los elementos comunicativos de naturaleza no verbal que el paciente pueda transmitirnos.

 

Referencias:

CIE 10 ES 3ª EDICIÓN Enero 2020

 

Adriana Loredana Craciun :: Una Logopeda en Madrid

Logopeda Afasia Madrid Núm. Colegiado: 28/1066

Logomed Clínica de Logopedia Madrid