TELEPRÁCTICA EN LOGOPEDIA. UNA ALTERNATIVA EN MADRID EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS

Logopeda online

 

El 31 de diciembre de 2019, la Comisión Municipal de Salud y Sanidad de Wuhan (provincia de Hubei, China) informó a la Organización Mundial de la Salud sobre un grupo de casos de neumonía de etiología desconocida.

El agente causante de esta neumonía fue identificado como SARS-CoV-2, siendo el cuadro clínico asociado a este virus denominado como COVID-19. El día 11 de marzo, la OMS declaró la pandemia mundial.

El Gobierno Español por medio del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

Dicha situación hace que muchos de nuestros colegiados hayan cerrado sus centros de trabajo por responsabilidad social así como por la falta de equipos de protección individual. Por lo tanto, la teleasistencia surge como servicio alternativo y totalmente válido para llevar a cabo una rehabilitación con totales garantías de seguridad ante el COVID-19.

No cabe duda que las restricciones decretadas durante la pandemia del Coronavirus en nuestro país tiene un impacto directo en nuestra práctica profesional. La falta de equipos EPI obliga a plantear unas medidas de distanciamiento que afecta a la ejecución de la mayoría de las prácticas de intervención logopédica.

En la situación actual, excepcional, nuestra intervención va a estar condicionada por una serie de factores negativos que van a limitar nuestra intervención normal (por ej., la distancia social de más de 1 metro) y por otro lado los factores que van a ayudarnos a poder realizar intervención (por ej. el uso de las nuevas tecnologías). Una misma situación puede suponer una barrera o facilitador dependiendo del caso destacando la implementación de las clases online para las sesiones logopédicas. Como profesionales sanitarios, obedeciendo al código deontológico por el que nos regimos, debemos valorar la situación de cada caso en particular y ver si de verdad la terapia online puede ayudar a la persona de manera significativa o no. No obstante, a continuación, se muestran ejemplos para los que sería factible una terapia de este tipo:

DIAGNÓSTICO DE

  • Trastornos de los sonidos del habla.
  • Tartamudez.
  • Trastornos de la voz.
  • Dificultades de aprendizaje.
  • Alteraciones en el lenguaje oral y escrito.
  • Trastorno del Espectro Autista.
  • Afasia.

No todos los casos aquí nombrados cumplirán siempre las condiciones adecuadas para esta terapia. Al igual que las personas con otras dificultades no nombradas podrían ser beneficiarias de esta.

Tener un conocimiento de los posibles factores positivos y negativos nos permite tener claras las variables que pueden influir en la planificación de nuestra intervención para así poder llevar a cabo un tratamiento exitoso . Nuevamente, tenemos que tener clara que cada caso deberá ser analizado de forma individual con sus puntos fuertes y aspectos a mejorar.

Lo importante es que el logopeda cuente con herramientas para poder ofrecer soluciones basadas en la seguridad dadas las restricciones del momento.

Hoy en día, existe un uso generalizado de las redes sociales en nuestra vida diaria. páginas web, aplicaciones y software específicos surgen como solución a problemas en el campo de la rehabilitación. Es importante tener en cuenta que podemos encontrarnos con una población menos acostumbrada al uso de este tipo de recursos, teniendo que ajustarnos a ello y adaptarnos a sus fuentes de aprendizaje. No obstante, el auge de internet puede suponer, por otro lado, una llave de conexión con personas que viven en núcleos urbanos menos accesibles. Nuestros pacientes pueden contar una intervención logopédica de calidad con solo disponer de una herramienta de abordaje como el móvil, la tablet u ordenador a través de la cuales se le puedan proponer ejercicios y técnicas para llevar a cabo la intervención logopédica.

Boisvert y Hall (2019) demostraron que el uso mixto de la intervención presencial y la teleintervención con logopedas que trabajan en diferentes contextos escolares es un método efectivo que permite reducir el tiempo de transporte físico y aumentar la eficacia de la programación de las sesiones.

Sin embargo ¿la urgencia por realizar telepráctica es una situación que se origina a raíz del Covid-19 o era una asignatura pendiente a implantar por las universidades y las instituciones sanitarias, educativas y sociales?

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *